Foto Obra Nadia

Nadia Lartigue, Esthel Vogrig, Juan Francisco Maldonado, Mariana Villegas, Iván Ontiveros, Karina Terán, Leonor Maldonado y María Villalonga

Tiempo de híbridos desde el bosque cibernético

(2015)

Coreografía


Si imaginamos una coreografía para plantas tendríamos que repensar la temporalidad de lo coreográfico y desligarnos de un tiempo antropocéntrico. Los procesos cognitivos (fotosintéticos) de las plantas son casi invisibles o pasan por la imperceptibilidad de lo subterráneo. Mientras que en su verticalidad/horizontalidad visible parecen seres aislados y relativamente estáticos. Esta pieza intenta producir una interrelación entre las temporalidades coreográficas de lo humano y de lo vegetal. Por un lado, un trazo espacial tan distendido en el tiempo que a simple vista puede pasar desapercibido. Por el otro un movimiento de caderas constante que enuncia ritmos evidentes. En conjunto, se teje un sistema de relaciones socio-vegetales. Los cuerpos especulan una comunicación con las plantas a través de las vibraciones, como lo haría el telescopio Arecibo en su intento por comunicarse con el cosmos.